domingo, 17 de febrero de 2013

"LEO AL RESCATE"


Tuvo que ser Leo Messi, cómo no, el día que señalado para que marcara su gol 300 en Liga, el que resolviera un encuentro para el FC Barcelona en el que cualquier otro resultado que no fuera el triunfo hubiera sido una injusticia. El equipo azulgrana apabulló al Granada, creó numerosísimas ocasiones y sólo su falta de puntería le privó de solucionar con holgura el compromiso. Se encontró con la dificultad añadida de que los andaluces se adelantaron con un gol en fuera de juego, pero finalmente encontró el premio a su fe y sumaron tres puntos que le colocan de momento con 15 puntos de ventaja sobre el Atlético y 19 sobre el Real Madrid.
Alba, Iniesta y Puyol, en el banquillo
Con el regreso de la Champions a la vuelta de la esquina ante el siempre temible Milan y además en San Siro, el cuerpo técnico azulgrana optó por lo lógico: dar descanso a algunos de sus titulares. Aparte de que Villa y Xavi se habían quedado en Barcelona por diferentes problemas, tampoco estuvieron en el once inicial habituales como Carles PuyolAndrés Iniesta y Jordi Alba, estos dos últimos de los más destacados de los últimos encuentros.
Roura optó así por dibujar un centro del campo formado por el incombustible Busquets y sus escuderos Thiago y Cesc Fàbregas. En la zaga, la suplencia de Puyol la ocupó Mascherano, mientras que el carril izquierdo de Alba fue en esta ocasión para Adriano. Arriba, AlexisMessi y Pedro formaban la tripleta atacante.
Messi, dando asistencias
Como siempre suele suceder en el Barça, un equipo con una riqueza táctica enorme, las teóricas posiciones fueron permutándose en función de las características de los jugadores. Así, ante las ausencias de pasadores como Xavi o IniestaMessi retrasó un tanto su posición para ser él desde la mediapunta el que se encargara de dar las mejores asistencias.
El Barça apabulló durante muchos minutos y falló numerosísimas ocasiones, recordando más al de otras temporadas en este aspecto que no al efectivo de la actual. Entre Leo y las subidas de Alves por banda derecha el Granada quedó embotellado, pero encontró un recurso que le funcionó a la perfección: los centros al segundo palo, donde Alves, llegaba tarde a defender, y Nolito era un peligro.
Alexis volvió a estar fallón
Para colmo, Alexis volvía a ser el fallón de otras tardes. Tuvo la primera ocasión a los 4 minutos tras enorme pase de Messi, pero controló mal y dio opción a que Toño se hiciera con el balón. La respuesta la dio Nolito dos minutos después, con una volea desde el segundo palo que Valdés blocó en dos tiempos.
El asedio azulgrana continuaba, pero el Granada también había mostrado sus garras, gracias también a las pérdidas de balón en el centro del campo culé, un mal común esta temporada que se personalizó sobre todo en Thiago
Cinco ocasiones del Barça...
Sin embargo, el Barça creaba las ocasiones suficientes para marcar, pero no estaba siendo el día. Alves sacó un centro fuerte por raso que nadie tocó (m. 11), Messi intentó un remate acrobático después de una gran jugada colectiva (m. 16), a Alexis se le marchó alto un disparo (m. 18), Thiago cabeceó alto un centro de Alves (m. 20) y Alexis se entretuvo cuando se encontraba solo (m. 25).
...y gol del Granada
El gafe que persigue al chileno se acrecentó al fallar esa ocasión dando origen al contragolpe del primer gol. Un centro desde la derecha de Aranda fue tocado por Nolito para que Ighalo, en fuera de juego por centímetros, marcara el 1-0.
No obstante, el 1-0 no cambió la tendencia. El Barça continuó apretando y el Granada, esperando el error para montar rápidas contras. Adriano empalmó un balón que a punto estuvo de convertirse en un golazo (28) y Toño le sacó a bocajarro un remate a Messi (m. 37). En medio, el colegiado Del Cerro Grande hizo una particular interpretación del reglamento. Señaló falta de Siqueira sobre Pedro cuando era el último hombre y en una jugada que apenas pareció un forcejeo entre ambos. Pero una vez señalada, se limitó a mostrar amarilla al central del Granada.
Más ocasiones azulgranas
El asedio continuó. Adriano, lesionado, dejó su sitio a Jordi Alba y el Barça creó tres ocasiones más antes de irse al descanso. En la primera, Messi envió alto un centro de Alves (m. 41), en la segunda se le pitó un fuera de juego inexistente a Alexis en una jugada que acabó con el balón en la red (m. 42); y en la tercera, Alves cruzó demasiado su disparo (m. 43). Al descanso se llegó con susto para el Barça en un balón queThiago entregó inocentemente a Aranda y cuyo flojo disparo acabó en las manos de Valdés.
Empata Messi
Todo el poco acierto que había tenido el Barça en la primera mitad, lo tuvo nada más comenzar la segunda. A los cuatro minutos de la reanudación, un disparo de Cesc mal atajado por Toño fue rematado a la red por Messi (1-1). Era su gol número 300 en Liga y la decimocuarta jornada consecutiva del argentino marcando.
El Barça seguía teniendo el pulso del partido salvo esporádicos arranques del Granada. La certificación definitiva de que una vez más no era el día de Alexis llegó en el minuto 59, cuando recibió un pase en profundidad de Cesc y se hizo un lío con el balón. Un minuto después, Roura decidió sentarlo y dar entrada a Tello.
Continuaba la insistencia azulgrana y en el 65 Pedro se encontraba con la cara interna del palo. Dos minutos después, se le anulaba un gol al canario por fuera de juego.
Messi, de nuevo
Roura buscó su último recurso dando entrada a Iniesta por Pedro y justo cuando el de Fuentealbilla ponía el pie sobre el terreno de juego, Messi impuso su ley a balón parado logrando el 1-2 (m. 83). El Barça obtenía justo premio a su mejor juego, ambición, fe y sobre todo, a la multitud de ocasiones que creó.
Pese a ello, el Granada estaba vivo y así lo demostró Siqueira con un cabezazo que atajó Valdés (m. 80). El Barça guardó un tanto la ropa, aunque Tello pudo sentenciar en el 84 con un disparo que se marchó cruzado.
Arreón final del Granada
No lo hizo y el partido dio paso a un arreón final en el que el Granada logró meter al Barça en su área. Sufrieron los azulgrana en los balones por arriba y especialmente en un remate en el que Brahimi se topó con la mano de Valdés y el exterior de la red. Aun así, Messi e Iniesta pudieron evitar mayores sufrimientos en los últimos minutos con dos claras opciones. No hicieron falta. Los tres puntos, tan merecidos como sufridos, volaron hacia Barcelona.


Messi recoge el balón de la portería del Granada en el primer gol del encuentro




Messi dispara de falta para marcar el segundo gol de su cuenta particular

Gran alegría de Messi al marcar de falta el segundo gol

Abrazo entre los jugadores del Barça después del segundo gol de Messi

martes, 8 de enero de 2013

"LEO MESSI POQUER DE BALONES DE ORO"

lunes, 7 de enero de 2013

"EL BARÇA GOLEA EN MEDIAHORA"



Los jugadores del FC Barcelona celebran su segundo gol, obra del centrocampista Pedro Rodríguez, ante los jugadores del Espanyol Javi López y el argentino Juan Forlín

El Barça ha comenzado 2013 igual que finalizó 2012: ganando y jugando como los ángeles. Con Tito Vilanova de regreso al banquillo tras su operación, el equipo azulgrana ha arrollado al Espanyol con cuatro tantos en una primera media hora espectacular, rozando la perfección. Ha sido, en definitiva, un derbi de 10 minutos, lo que ha tardado Xavi Hernández en abrir el marcador. Pedro ha hecho doblete al marcar el segundo y el tercero mientras que Messi, que este lunes conquistará seguramente su cuarto Balón de Oro consecutivo, ha marcado el cuarto de penalti.
La superioridad azulgrana ha sido descomunal. Los de Vilanova han apretado desde el primer minuto. El vestuario culé tiene hambre de nuevos éxitos y su apetito ganador es insaciable. Ver cómo el Real Madrid sigue a 16 puntos, sufriendo para no perder más partidos, contrasta con el dominio insultante del Barça. El Espanyol poco ha podido hacer para frenar el vendaval de Iniesta, Xavi, Messi y compañía.
Los 'pericos' sólo han aguantado 10 minutos, hasta que el sublime Iniesta ha dado un pase de gol a Xavi, su inseparable socio de la excelencia, que se ha convertido en el 1-0. Poco después, Casilla ha evitado el 2-0 de Iniesta, quien, junto a Alba, ha desbordado a una defensa blanquiazul con demasiados desajustes.
Cesc, que ha estado muy participativo, ha servido en bandeja el tanto a Pedro después de internarse hasta la línea de fondo y enviar un pase hacia atrás que el canario ha resuelto ante la pasividad de hasta cinco jugadores de un Espanyol apático y sin ambición, a pesar de afrontar el encuentro después de dos resultados para el optimismo ante el Madrid y el Depor.
No ha aflojado el Barça, que ha seguido con su juego rápido, al primer toque e imprimiendo una gran velocidad en la circulación del balón. La apisonadora culé ha vuelto a causar estragos en la adelantada zaga blanquiazul. Un pase en largo de un sobresaliente Sergio Busquets, que manda como pocos en el centro del campo, ha sido culminado de primeras por Pedro, que ha firmado así su doblete.
Apenas tres minutos después y sin cumplirse todavía la primera media hora de encuentro, Kiko Casilla ha cometido un penalti bastante dudoso sobre Cesc que se ha encargado de transformar el infalible Messi.
El Barça ha barrido al Espanyol no sólo en fútbol y goles, sino también en intensidad y concentración. El conjunto de Aguirre ha acusado la posición en banda de Verdú, futbolista del 'último pase', y Sergio García ha estado demasiado sólo en punta de ataque. El portero Valdés ha tenido una de las noches más plácidas de su carrera deportiva.
Con el derbi más que sentenciado desde los inicios del mismo, el Espanyol ha tratado de maquillar sin éxito el inapelable y contundente resultado, mientras que los azulgrana han bajado un poco el pistón. Ha sido un partido de guante blanco, en el que sólo cabe destacar una fuerte entrada por detrás de Baena a Iniesta.
Dos goles mal anulados a Pedro y larguero de Messi
El Barça ha podido anotar dos goles más en la segunda parte, pero el colegiado se los ha anulado a Pedro por fueras de juego inexistentes, antes de que el canario haya sido sustituido en medio de una gran ovación del Camp Nou, que también ha premiado con aplausos el enorme partido de Xavi, relevado por Thiago, y también de Cesc, que ha dejado su puesto al 'Guaje' Villa, que sigue en su rol de suplente de lujo. Messi también ha estado cerca de un nuevo doblete pero su libre directo se ha estrellado en el larguero.
El equipo de Aguirre ha buscado el gol del honor con la entrada de Stuani, el  hombre de la máscara, por un desaparecido Verdú. La mejor ocasión del Espanyol en todo el derbi ha llegado en las postrimerías, cuando el recién entrado Albín, héroe del empate 'perico' en el Santiago Bernabéu, ha desaprovechado un mano a mano con Valdés tras un regalo de Piqué. Una extraordinaria parada en frío digna de mérito.
Nueva goleada y exhibición del Barça en el presente campeonato, donde lleva camino de batir el récord de puntos (100) y goles (121) del Real Madrid del curso pasado, y sensación de que los azulgrana le han perdonado la vida a un Espanyol que se ha ido del Camp Nou con el pensamiento de que pudo haber sido mucho peor.

domingo, 21 de octubre de 2012

"CESC Y MESSI PUEDEN CON EL DEPOR"



El Barça continuará con ocho puntos de ventaja sobre el Real Madrid y al menos acabará la jornada como colíder junto al Atlético de Madrid, que juega este domingo en Anoeta ante la Real, tras imponerse al Deportivo en Riazor (4-5) en un partido de locosLos azulgrana fueron capaces de ponerse 0-3 a los 17 minutos y acabar pidiendo la hora en parte por sus propios errores, uno clamosoro de Valdés y otro de Alba, y en  parte por la desastrosa actuación de Paradas Romero. El colegiado señaló un penalti inexistente y expulsó a Mascherano de forma injusta.
Leo Messi, con un 'hat trick', y Cesc Fàbregas, con otras tantos pases de gol, fueron los líderes de un conjunto azulgrana que pese a logra cinco 'dianas' acabó pidiendo la hora. Los tres puntos fue lo mejor que sacó el equipo de Tito Vilanova de un partido caótico, bonito para el espectador pero horrible desde el punto de vista de un entrenador.
Leo, titular
Como suele ser habitual cuando hay jornada internacional previa a la de Liga, la semana había estado llena de especulaciones respecto a la alineación inicial que pondría Tito Vilanova en Riazor. En esta ocasión las comentarios se habían centrado sobre Leo Messi. Eran muchas las quinielas que le daban como suplente en este encuentro. Sin embargo a la hora de la verdad, Tito Vilanova prefirió tirar del crack argentino y dar descanso a otros jugadores, como Pedro o Alexis en ataque, o Xavi Hernández en el centro del campo.
El resultado de todo eso fue una puesta en escena con Villa como titular por segunda vez esta temporada (lo fue ante el Granada), y Tello acompañando al 'Guaje' y a Messi en ataque. Otra de las dudas era si Tito se atrevería por fin a colocar de titular a Bartra junto a Mascherano, pero el técnico se decantó por Song a la espera de que el canterano pueda foguerarse con Piqué o Puyol. En los laterales, lo previsto: Montoya y Jordi Alba. En cuanto al centro del campo, Cesc fue titular por octavo partido consecutivo en Liga, junto a Busquets e Iniesta.
Puñetazo en la mesa inicial
Cualquier duda que pudiera plantearse respecto a las decisiones tomadas por Vilanova quedó pronto zanjada cuando a los dos minutos un gran pase de Cesc a Jordi Alba significó el 0-1 en el marcador. Una vez más, el lateral demostró sus enormes cualidades ofensivas.
La efectividad azulgrana no quedó ahí. En el minuto 7, una apertura de Messi hacia la banda derecha fue magistralmente resuelta por Tello. Doble quiebro interior-exterior y disparo que se coló entre las piernas de Aranzubia. 0-2 y aún casi todo el partido por jugar, una pesadilla para el Deportivo.
Golazo de Messi
El tercero tardó tan sólo diez minutos más en llegar. Una bonita dejada de tacón de Cesc la puso Leo Messi prácticamente en la escuadra con un enorme zurdazo desde fuera del área. El argentino igualaba así a Cristiano Ronaldo, con nueve 'dianas'. El portugués había marcado antes de penalti al Celta.
El varapalo despertó el orgullo de un Deportivo hasta entonces desbordado. Riki, con un remate al palo invalidado por fuera de juego, y Bergantiños, con un disparo que Valdés ha enviado a córner, dieron señales de vida. Finalmente el conjunto gallego consiguió reducir distancias con un pícaro e inexistente penalti forzado por Riki. Eso sí, antes Messi se había topado con Aranzubia en un mano a mano que hubiera sido el cuarto gol.
Errores de Paradas Romero y Valdés
El caso es que el argentino no lo logró y llegó el penalti. Doble error de Paradas Romero. Primero, por dejarse engañar en la caída de Riki, que es quien realmente provocó el contacto. Segundo, porque si tan seguro estaba del derribo, debería haber mostrado la amarilla a Mascherano, lo que hubiera significado su expulsión. No obstante, acabó echando al argentino más tarde.
El gol metió al Depor en el encuentro y el conjunto gallego se encontró a los 37 minutos con un  regalo de Víctor Valdés. Un disparo desde fuera del área de Bergantiños se escurrió entre las manos del guardameta. El partido, que veinte minutos antes parecía completamente sentenciado, volvía a tener vida.
Recital de Cesc Fàbregas
Afortunadamente para los azulgrana, cuando más incertidumbre se había creado, apareció otra vez Cesc Fàbregas sacándose de la manga una certera media vuelta y asistencia posterior con la derecha para que Leo Messi marcara su segundo gol particular, el décimo en Liga, lo que le situaba como Pichichi por encima de Cristiano y a falta de lo que haga este domingo Falcao. El pase de gol era el tercero de Cesc en este encuentro, a cual más bonito.
3-4 y rigurosa expulsión de Mascherano
El descanso dio un respiro al movido partido, especialmente en el marcador, pero nada más iniciarse el segundo periodo, Pizzi ejecutó una falta directa desde la frontal que se coló por la escuadra. Valdés pudo hacer algo más, ya que el balón iba por su palo, pero le traicionó el falso pasito a la derecha que dio antes de estirarse.
Justo un minuto después, Mascherano se marchaba a la ducha al ver la segunda tarjeta amarilla. Fue una expulsión rigurosa, ya que el argentino golpeó en la cara a Riki de forma fortuita.
Vilanova agota los cambios
Leo Messi pudo cerrar cualquier tipo de debate con magistral disparo de falta, pero estrelló el balón en el  palo. Tito Vilanova decidió mover entonces el banquillo. Realizó los tres cambios en apenas cinco minutos. Adriano entró por Villa para apuntalar la zaga formando un eje inédito con Song. Tello, poco después, dejó su puesto a Pedro. El canario pudo marcar en el primer balón que tocó, después de otro extraordinario servicio de Cesc, pero falló en el remate. Finalmente, Xavi entró por Cesc. Faltaba todavía media hora de juego y Tito ya había agotado todas sus balas.
Oltra también movió piezas con un doble cambio. Camuñas entró por Valerón y Nelson Oliveira por Bruno Gama. La entrada de Xavi dio mayor control de pelota al Barça, lo que durmió algo el partido y permitió menos sustos.
Golazo de Messi y pifia de Alba
El dominio que estaba ejerciendo el Barça en esos momentos, pese a estar con diez jugadores sobre el terreno de juego, lo aprovechó Leo Messi para fabricar una de esas jugadas marca de la casa y lograr un golazo. 'Hat trick' del argentino, gol número 11 en Liga y efímero respiro para el Barça, que en la jugada siguiente volvía a hacer un regalo al Depor. Jordi Alba se marcaba inexplicablemente en propia puerta en propia puerta y abría de nuevo el partido.
Faltaban nueve minutos más el añadido y el Barça fue un manojo de nervios de aquí al final. El último minuto, con el Depor volcado sobre el área y los azulgranas encerrado, propició una imagen inédita en los últimos años. Afortunadamante para los de Vilanova, los tres puntos evitan lamentos  posteriores.

  
Messi y Cesc fueron los dos mejores jugadores azulgrana en Riazor







martes, 4 de septiembre de 2012

"LIDERES"


Tito Vilanova había pedido antes del partido frente al Valencia tres cosas. Primero, sumar los tres puntos para sumar nueve. Seguir como líderes antes del parón de selecciones de esta semana y mantener la ventaja de cinco puntos sobre el Real Madrid. Segundo, defender mejor y, tercero, meter más goles.
Al final gracias a un ‘Adrianazo’, un sensacional remate de Adriano, ha logrado la primera parte de los deberes exigidos por su técnico. Se debe mejorar atrás (sobre todo en jugadas a balón parado) y falta más remate. El Guaje Villa no se ha movido del banquillo y Cesc Fàbregas ha sido cambiado por Jordi Roura (esta noche primer técnico) en una decisión que puede aumentar un absurdo debate entre la afición.
El Barça ha ganado a un rival complicado como el Valencia que fue capaz de empatar en el Bernabéu, aunque ha dejado como asignaturas pendientes las mejoras que pedía su técnico Tito VilanovaSong ha jugado desde el inicio y no ha desentonado, al contrario. Ha sido de lo más positivo aunque se le note todavía poco acoplado al juego barcelonista. En los primeros minutos parecía un tercer central. Luego se ha soltado, ha robado balones y ha estado más activo. Lo mejor ha sido el homenaje cariñoso del Camp Nou al gran Iniesta que ha ofrecido su trofeo como Mejor Futbolista de Europa que otorga la UEFA.
Premio a la paciencia
El Valencia ha tratado de imitar su partido de contención que tan buen rédito le dio en el Bernabéu donde pudo empatar ante el Real Madrid. Mauricio Pellegrino, con sus toques personales, ha planteado un encuentro muy parecido a cómo lo hacía Unai Emery con un centro del campo muy poblado, compuesto hasta por cinco hombres, ya que Jonas se retrasaba para reforzar la zona ancha. Soldado quedaba solo arriba aunque también presionaba. Luego han juntado mucho a la línea defensiva para crear una zona amplia sin apenas espacios a los que el Barça le ha costado atacar. Pero ha sido sólo cuestión de minutos, menos de 20. La paciencia y toque del Barça ha tenido luego premio.
Antes, Pedro había protagonizado una buena jugada (8‘) y Soldado había dado un gran susto con un excelente tiro de rosca desde fuera del área (10’). El partido ha empezado a cambiar gracias a un público que se ha ‘calentado’ con as decisiones arbitrales. Pérez Lasa ha mostrado tarjeta amarilla a Piqué pero, en cambio, ha perdonado a Víctor Ruiz por una entrada a Messi. El Barça ha despertado. Había estado madurado el partido, jugada a jugada. La primera gran oportunidad ha sido un cabezazo de Messi (18’) a centro de Alves, que el otro AlvesDiego, ha desviado con apuros. El Barça ha llegado a chutar en diez ocasiones por una del Valencia.
La superioridad ya ha sido clara, el Valencia ha retrasado unos metros su línea defensiva y lo ha pagado. Xavi ha sacado un córner, le ha pasado a Messi y Leo a Adriano. El defensa brasileño ha soltado un ‘Adrianazo’ desde fuera del área y el esférico ha entrado como un obús por toda la escuadra. Un gol para ver repetido en vídeo (22’). El 2-0 ha debido llegar en otra gran jugada, cuatro minutos después. Xavi ha robado un balón en medio campo, Messi le ha dado una asistencia de oro a Cesc, que se ha quedado solo frente a AlvesFàbregas, como ya le pasó ante el Chelsea la temporada pasada en Stamford Bridge, ha pensado demasiado como rematar. Su tiro ha superado a Diego Alves pero ha ido suave hacia el poste que ha tocado ligeramente. Cesc se ha tapado la cara con las manos. Lleva sin marcar, precisamente, desde un partido ante el Valencia, hace exactamente 20 encuentros. No se parece en nada al goleador de cuando fichó por el Barça ni al que fue decisivo en la Eurocopa 2012 que ganó la roja.
El Barça se ha ido al descanso con un corto marcador. El gol de Adriano no ha reflejado la superioridad de los barcelonistas que ayer estaban dirigidos por Jordi Roura, ya que Tito Vilanova, sancionado, siguió el partido desde la llotja. Lo mejor de esa primera parte ha sido ver que Alex Song con galones a pesar de ser el primer partido en que ha salido de titular. Su polivalencia hace, incluso, pensar que Tito Vilanova le puede utilizar en otras posiciones (además de medio centro). Ha sabido ayudar a los centrales a cerrar espacios, ha colaborado en la presión (ha robado balones) y hasta se ha atrevido en dar buenos pases largos. Sergio Busquets tiene un gran sustituto y un rival que le va a presionar, dentro de lo que cabe.
Alves, ok
La segunda mitad ha empezado con la confirmación de que Alves sufría molestias en el bíceps femoral en la pierna izquierda. Igual que en el Bernabéu pero en la otra pierna. No han querido correr riesgos y ha entrado Jordi Alba y Adriano ha pasado a cubrir el puesto de Alves. Lástima de que Montoya, que lo hizo muy bien ante el Real Madrid, hubiera sido uno de los descartados.
Pedro jugaba como ‘nueve’ mentiroso y Messi retrasaba un poco su posición, como hicieron con éxito en la segunda parte en el Bernabéu, en la Supercopa. El partido ha seguido por los mismos derroteros. Con paciencia, toque, jugadas de larga posesión en busca del desequilibrio final. Pero, también, ha seguido faltando más remate. El 2-0 ha estado, otra vez, en los pies de Cesc tras gran jugada de Alexis (la primera y única hasta ese momento). Su centro peligroso no ha podido ser rematado con acierto por Fàbregas (54’).
Por el contrario, la presión en medio campo no ha sido la misma, Song ya no ha estado tan visible, las líneas se han separado más d el acuenta y suerte que Piqué y Mascherano han estado muy serios en el centro de la defensa, vigilando su espalda. El partido ha seguido basculando entre el 2-0 de la tranquilidad y un empate que hubiera sido un gran paso atrás en la temporada barcelonista. El primer aviso ché ha llegado en un gol anulado a Víctor Ruiz por un fuera de juego muy justito (60’). Estaba en ‘off side’ pero no era fácil acertar en la jugada. El linier ha estado de diez. Mejor que el irregular Pérez Lasa.
Entra Iniesta, sale Cesc
Jordi Roura, se supone que por indicación de Tito Vilanova, ha dado entrada a Andrés Iniesta por Cesc Fàbregas (64’). Un cambio lógico por cómo le estaban saliendo las cosas al centrocampista del Maresme, pero que, seguro, no va a ayudar nada al de Arenys en su moral. Ha sido un toque público que puede aumentar las dudas del futbolista y, sobre todo, de la afición. Y, la verdad, es que un ‘Falcao’ no hubiera ido nada mal en esos minutos.
Villa seguía en el banquillo. Nadie era capaz de meter el gol de la tranquilidad. Lo más positivo es que Xavi e Iniesta se buscaban y formaban esa pequeña gran sociedad de la que son capaces en el control del balón. Pellegrino ha dado entrada a Haedo-Valdés, el internacional paraguayo que había marcado hace dos años un par de goles en el Camp Nou con el Hércules. El Barça no ha reaccionado, ha seguido jugando igual, con excesivas pérdidas de balón por la presión che. Ahí ha aparecido Song en un robo espectacular que ha enviado el balón a Messi pero su ‘galopada’ ha acabado en una falta, teóricamente peligrosa, pero que ha acabado en la barrera.
Roura ha dado entrada a Busquets por un ineficaz Alexis en busca de controlar el medio campo, zona que se había perdido. No se ha jugado con dos medios centros, porque Sergio ha pasado a desempeñar una labor de centrocampista por la izquierda. Querían más fuerza en la zona ancha del campo. De paso, contaban con un hombre alto para las jugadas de estrategia, dónde el Barça ha vuelto a sufrir mucho. Los minutos finales han sido de ‘patiment’ (sufrimiento).
Víctor Ruiz ha estado a punto de marcar de cabeza y Jonas en un tiro lejano. La afición ha reaccionado a lo grande con gritos de ¡Barça, Barça! Viendo que su equipo pasaba por apuros serios. El Barça se equivocaba en esperar al Valencia, sin ninguna clase de presión en la zona de ataque. Al final, Pérez Lasa ha pitado el final del partido entre los nervios del Camp Nou. Una victoria muy importante que ha llegado tras una dura lucha, donde no ha existido mucho fútbol, pero que sirve para lorar el objetivo primordial: nueve puntos, líderes y el Real Madrid, a cinco.



El defensa brasileño del FC Barcelona Adriano Correia celebra su gol


domingo, 26 de agosto de 2012

"REMONTADA DE MESSI"


El Barça ha ganado en Pamplona por 2-1 con goles de Leo Messi que ya suma cuatro en lo que va de Liga. Pero el cuadro entrenado por Tito Vilanova ha estado cerca de volver a resbalar en el campo de El Sadar, como ya sucedió en la temporada anterior. El cuadro barcelonista ha sufrido demasiado ante un voluntarioso Osasuna que ha tenido la victoria en los pies de Nino en la segunda parte con 1-0 en el marcador pero ha rematado al poste. Y ya se sabe que perdonar al Barça se paga caro. Sin jugar un gran partido, han llegado los dos tantos de Lionel Messi y una victoria que permite a los barcelonistas seguir como líderes pero con un fútbol a años luz de lo mostrado en el debut liguero.frente a la Real Sociedad.
Aunque bueno será aprender de este primer desplazamiento de Liga. La temporada pasada se perdió el campeonato lejos del Camp Nou. El Barça debe ser mucho más intenso en su juego, en la presión, en su atención defensiva y, de paso, en el ataque. El campeonato no ha hecho nada más que empezar y esa es la gran ventaja. Pero la vuelta de la Supercopa se disputa en el Bernabéu, en campo contrario, el próximo miércoles. Ojo.

'Pájara' inicial

Tito Vilanova había avisado el día anterior de que sus jugadores iban a Pamplona sabiendo qué Osasuna se iban a encontrar, que no habían olvidado el resbalón sobre el hielo de El Sadar de la temporada anterior. Aquella derrota costó empezar a perder la última Liga. Pero vista la primera mitad, alguno de los barcelonistas no deben tener buena memoria. Los azulgrana (este domingo disfrazados con su segunda equipación) se vieron sorprendidos desde el primer minuto de partido. Valdés ha tenido que intervenir con acierto nada más empezar para desbaratar un remate a boca de jarro de Cejudo, quien se había ido con extrema facilidad de Piqué y Puyol.
El Barça ha parecido reaccionar. Primero ha sido Alexis quien se ha plantado sólo ante Andrés, tras excelente jugada entre Iniesta y Messi. Pero el chileno no ha podido batir al portero osasunista (4’). Iniesta ha insistido y, sobre todo, Tello ha estado muy cerca del gol, pero su fuerte remate, desviado con los dedos por Andrés, ha ido al poste (14’).
Y cuando parecía que el Barça se hacía con el control del partido, ha llegado la jugada del gol de Osasuna, mitad acierto rojillo y mitad error de toda la zaga barcelonista. Lamah ha penetrado por la banda izquierda, los barcelonistas han dudado en salir al fuera de juego, y el sensacional centro con efecto del costamarfileño, ha sido rematado por Llorente a gol, casi bajo los palos, adelantándose a Piqué y Alba. Se había cumplido el minuto 17. Era el quinto gol que el ex realista Llorente le mete al Barça en su carrera.
El resto de la primera mitad, ha sido como una pesadilla que se repetía con respecto al año anterior. Tito Vilanova ha rotado al equipo dando entrada a Cesc por Xavi, Puyol por Mascherano y Tello por Pedro en relación al once titular frente al Real Madrid en el Superclásico. El equipo, la verdad, es que lo ha notado, se ha roto, la conexión entre líneas no ha sido buena, la circulación del balón ha sido mímina y, sobre todo, delante ha faltado mucho más ‘punch’. La mejor ocasión ha sido un centro de Alexis que Iniesta ha enviado a la grada tras botarle mal el balón justo cuando ha rematado. (25’)
Al Barça también le ha faltado más intensidad. En cada balón dividido han ganado los rojillos. Buena prueba de ello es que la primera falta azulgrana ha sido en el minuto 30 de encuentro. En la parte final de los primeros 45 minutos el Barça ha dispuesto de pocas ocasiones claras de marcar, salvo en dos tiros consecutivos de Messi e Iniesta (44’). Por el contrario, Valdés ha salvado al equipo en un tiro de Lamah, que luego ha conjurado Piqué ante Cejudo que ha aprovechado el rechace. Con todo, el Barça ha acabado imponiendo su dominio, aunque sin remate. El centro del campo, normalmente la línea que es el motor del Barça no ha funcionado, se ha echado demasiado de menos a Xavi y tampoco Puyol ha tenido la contundencia de otras veces. Lo mejor ha sido la confirmación del carácter de Valdés. Víctor ha estado en su línea de siempre sin verse afectado lo más mínimo por el error del gol del Real Madrid.

Entra Xavi, sale Cesc

La segunda parte ha seguido igual. Hasta el minuto 59 no ha llegado el primer remate del Barça. Ha sido Messi quien ha chutado pero Andres ha parado el disparo sin mayores problemas. Tito Vilanova se ha dado cuenta que la máquina blaugrana chirriaba y ha dado entrada a Pedro por un Cesc muy inoperante. Ha retrasado a Lionel Messi, aunque ha dejado en el campo a Alexis, otra vez, muy tímido en el uno contra uno. Osasuna, además, ha mejorado en su presión con respecto a la primera mitad y al Barça le ha seguido costando Dios y ayuda llegar a posiciones de remate. El segundo cambio de Tito Vilanova ha sido sacar a Iniesta (este domingo más fallón de lo acostumbrado en el control) por el añorado Xavi. No se ha entendido del todo porque en vez de juntar a los dos genios del medio campo, se ha cambiado a uno por otro.
Ahí han podido perder el partido porque, justo tras ese cambio, Nino, que había entrado por el goleador Llorente, ha rematado al palo. Busquets se ha liado innecesariamente con el balón en los pies, Nino se ha acabado llevando el balón y se ha plantado ante Valdés. Pero ha querido ajustar tanto el disparo, que ha acabado en el poste por la parte exterior (65’).
Y lo peor de todo es que esta jugada ha propiciado la expulsión de Tito Vilanova por parte del engominado Muñiz Fernández por protestar y exigir falta previa de Osasuna en el remate posterior de Nino. Ha sido la primera roja del técnico del Barça como primero que se sumaba a otra como segundo en el campo del Málaga en la temporada 2009-2010.

Goles de Messi

Y en un partido tan extraño como este Osasuna-Barça, ha llegado el empate de Messi. La jugada se ha iniciado con una obstrucción del árbitro a Puñal que ha propiciado que Leo se escapara, pasándole el esférico a Alexis en fuera de juego. El balón ha acabado en poder de un luchador Pedro que ha pasado a Alexis y el chileno ha cedido al crack argentino para que batiera a Andrés dentro del área pequeña. Ha sido el 1-1 que ha cambiado el partido. De propina, Muñiz ha expulsado a Puñal con roja directa por protestar la ‘falta’ que había hecho el propio colegiado. Otra del mal árbitro del colegio asturiano.
El Barça no ha dejado pasar la ocasión y ha marcado en la única gran jugada de todo el partido, al estilo de lo que hace habitualmente. Villa (que había entrado por Tello) le ha pasado el balón a Xavi, éste ha profundizado hacia la izquierda para Alba y Jordi se la ha puesto en el pie para que Messi superara a Andrés con un gran tiro, muy colocado (80’). Ese 1-2 ha sido un premio a la calidad y fe de un equipo, que no al trabajo realizado en una mala segunda mitad en que no se ha dominado, siquiera, como en la primera parte. Ese segundo tanto de Leo Messi ha resuelto un partido que se ha ido complicando por minutos.
El Barça ha dejado pasar los minutos con un hombre más por la expulsión de Puñal, aunque sin saber aguantar el balón, salvo cuando lo tenía Messi. Osasuna ha protestado unas presuntas manos de Puyol (le ha rebotado el balón en el muslo) y han pedido, sin razón, penalti. El cuadro barcelonista ha logrado una importantísima victoria en un campo difícil como el de Osasuna. Ha hecho lo que sólo está al alcance de los grandes equipos, lograr una victoria sin necesidad de jugar a un alto nivel, pero ese sistema es peligroso porque no siempre sale bien. El Barça debe ser el mismo en el Camp Nou que lejos de él. El Bernabéu será la segunda gran prueba de la temporada, el miércoles. Seguro que ese día Tito Vilanova no hará tantas pruebas y saldrá con el mejor once posible.



Leo Messi celebra el primer gol contra Osasuna